Cultura Cervecera

5 mitos sobre la cerveza


La cerveza, al ser una de las bebidas más famosas del mundo, se ha llenado de mitos. Y aunque todas las leyendas tienen mitos, no todos son ciertos.

Desmitificamos 5 cosas comunes que se creen sobre la cerveza. Desde errores comunes al tomarla hasta percepciones equivocadas sobre los estilos.

Mito 1: La cerveza se sirve helada

Si bien los anuncios, las fotos y la cultura general ha hecho que este mito se haga grande, lo cierto es que beber cerveza helada es un gran error. La temperatura en extremo fría puede hacer que tus papilas gustativas no perciban todos los aromas y sabores de la cerveza. No existe una regla generalizada, cada cerveza cuenta con su propia temperatura según el tipo de cerveza.

Mito 2: Las cervezas oscuras son más fuertes

La gente tiende a pensar que cuanto más oscura es la cerveza, mayor contenido de alcohol pero eso es incorrecto. El color de la cerveza no tiene relación directa con su nivel alcohólico está más relacionado con qué tan tostadas estén las maltas que se utilizaron para hacerla.

Mito 3: La cerveza en botella de vidrio es mejor que la de lata

Es cierto que algunas personas son más sensibles al sabor que deja la lata no sólo en la cerveza sino en otras bebidas. Sin embargo, dado que las latas de aluminio aíslan la luz mejor que una botella y retienen el aire mucho mejor que una tapa giratoria, a veces son la mejor opción. Todo depende de la forma de almacenamiento y demás variables.

Mito 4: La cerveza se bebe directo de la botella

Al igual que la temperatura, cada cerveza tiene su vaso o copa perfectos para servirse. Dependerá del estilo cuál es el lugar correcto para beberla.

Mito 5: La cerveza siempre va sin espuma

Una vez más, la espuma y manera de servir una cerveza depende del estilo. Como podrás ver, cada cerveza tiene sus cualidades y su manera de disfrutarse. En el caso de la espuma, la cantidad también depende de qué cerveza vayas a tomar.

¿Conocías estos mitos sobre la cerveza?