Cultura Cervecera

Alemania y su tradición cervecera


Conoce un poco más de la historia de uno de los países más cerveceros del mundo, en producción, estilos, consumo y, por supuesto, fiestas.

La cerveza se consumía en Alemania desde el siglo VI a.C. La primera cervecería del mundo se estableció en este país, en el año 766, en el monasterio de St. Gallen, en Geisingen. 

Si pensamos en la fiesta cervecera más grande del mundo tenemos que remitirnos también a Alemania y su Oktoberfest, que se realiza anualmente en la ciudad de Bávara, Múnich, desde 1810, donde se dan cita más de seis millones de cerveceros. Un país que tiene como legado no sólo el Oktoberfest, sino también estilos históricos y momentos que determinaron la historia de la cerveza como la conocemos hoy en día. 

Recordemos que las grandes escuelas cerveceras del mundo son Alemania, Bélgica, Inglaterra y, más recientemente, Estados Unidos. Cada una cuenta con una manera muy particular de elaborar cerveza; la alemana, por ejemplo, tiene sus sabores y aromas más en equilibrio, debido a que sus recetas son más tradicionales y, por lo tanto, son un paradigma en el mundo cervecero. 

Sin duda, uno de los momentos más importantes de la tradición cervecera alemana fue La Reinheitsgebot, mejor conocida como La Ley de la Pureza Alemana. Esta ley fue decretada por Guillermo IV de Baviera el 23 de abril de 1516 y estuvo vigente hasta 1986; comprendía una serie de regulaciones en torno a la producción de cerveza como que la cerveza sólo podía elaborarse con tres ingredientes: agua, malta de cebada y lúpulo. 

Algunos de los estilos más emblemáticos alemanes son la cerveza Bock, la más oscura y amarga de las lager, cuyo origen se remonta a la Edad Media pero como hoy la conocemos es trabajo de los cerveceros de Múnich del siglo XVIII: de color cobrizo hasta oscuro, con cuerpo medio y notas de frutos secos, tostados y caramelos. También la Munich Dunkel, otra lager oscura, originada en Baviera, Alemania, de color cobre o un poco tostado, huele a pan y sabe a tostados, con notas dulces. 

¿Conocías esta tradición cervecera de Alemania?