Cultura Cervecera

Bock, una lager de escuela alemana


Las cervezas bock, como la Noche Buena, tiene un carácter transparente y directo en el paladar, uno que permite distinguir, y disfrutar, la esencia de la malta.

Las bock son cervezas lager oscuras —de baja fermentación. Nacieron en Alemania, en el pueblo de Einbeck, hace no menos que el siglo XIV y que paulatinamente creció en popularidad en Munich. A diferencia de otras cervezas, las bock pasan más tiempo en almacenamiento en frío —generalmente, durante el invierno— para domar los sabores intensos que se desarrollan durante su elaboración. 

Los monjes bávaros tomaban esta cerveza durante los ayunos de la Cuaresma, como un símbolo de la promesa de tiempos mejores por venir. De ahí que el consumo de las bock, como la Noche Buena de la familia Bohemia, permanezca asociada a celebraciones y fechas especiales, como la Navidad, y los meses del invierno. 

Las bock tienen un carácter más fuerte que una lager rubia promedio, son cervezas de color ámbar oscuro, con sabores de malta robostos y lupuladas. En boca son suaves, de baja carbonatación. Estás características suelen variar, abriendo la puerta a sub estilos como las maibock, de color más pálido y con mayor presencia de lúpulo o las doppelbock, más pesadas, oscuras y maltosas.