Cultura Cervecera

¿Cómo se hace una cerveza?


La cerveza es una bebida milenaria. Su proceso de elaboración, con el pasar de los siglos, se ha ido perfeccionando.

 A pesar de los avances tecnológicos y la alta demanda, hoy en día, este procedimiento sigue siendo todo un arte. No basta con tener las herramientas y los ingredientes, hay que dominar el procedimiento y conocer la nobleza de los ingredientes.

Encontrar el equilibrio: la clave

El objetivo de hacer una cerveza es crear un producto que se pueda disfrutar, la clave es encontrar el equilibrio, y para hacerlo cada paso tiene que ser preciso.  Elaborar una cerveza no es sencillo en términos de tiempo. Puede tomar de 4 a 6 semanas obtener el producto que esperamos. 

Los pasos para la elaboración de una cerveza

Las instrucciones pueden variar según el producto que deseamos obtener, pero a grandes rasgos, hay siete pasos que se deben seguir para obtener una bebida digna de ser llamada cerveza.

  1. Se germinan los granos del cereal, generalmente cebada, para activar las enzimas que se necesitan. En este paso también se tuestan los granos, y dependiendo del tostado se obtiene una malta más clara u obscura, que definirá el color de la cerveza.
  2. Se mezcla el grano del cereal con agua. Es así como se obtiene el famoso mosto. Ahora viene la maceración: la mezcla se somete a varias temperaturas durante diferentes tiempos, esto hace que el almidón se convierta en azúcares fermentables.
  3. Se añade el lúpulo a esta mezcla, el cual da aroma y amargor a la bebida, también evita que el líquido se contamine con bacterias.
  4. Se filtra el mosto. Esto con el fin de eliminar los restos de malta.
  5. Después, se deja enfriar la mezcla, se le añade la levadura, a este procedimiento se le conoce como fermentación y sucede que los azúcares obtenidos se convierten el alcohol y oxígeno, lo cual contribuye a la generación de ciertos aromas de la cerveza. Según el tipo de cerveza que se esté haciendo, esta parte de la elaboración puede durar 3 o 4 semanas.
  6. Después de ese periodo, es momento de la maduración. La cerveza se pone en temperatura baja para estabilizar los rasgos de la cerveza como el aroma y el sabor, lo cual garantiza que haya balance.
  7. Lo único que falta es el envasado. Antes, se filtra el líquido para eliminar partículas de levadura u otros compuestos. Ahora sí, la bebida se envasa y en algunas ocasiones se pasteuriza, sino, está lista para compartirse y disfrutarse. ¡Salud!