Cultura Cervecera

Cervezas escocesas. Una tradición milenaria


Desde el siglo XVIII Escocia ha formado parte del grupo de naciones que constituyen el Reino Unido, sin embargo, alrededor de su cultura cervecera existe una tradición propia que tiene al menos 5000 años de historia.

El tipo de cerveza escocesa

La Ale es el tipo de cerveza que se produjo en esta región, la cual se caracteriza por contener sabores afrutados, florales y especiados, que provienen del tratamiento de la levadura en el proceso de fermentación. Históricamente, esta cualidad atiende al tipo de especias como el mirto, la filipendula ulmaria, la retama negra, la escoba rubia y especialmente el brezo, que se utilizaron en la región escocesa para equilibrar la mezcla de sabores y la carencia de características picantes, puesto que originalmente el lúpulo no formaba parte del cuerpo de la cerveza.

De estas, las Heather Ales, las IPA y Scottish Ale, son ejemplos de los estilos de Ales que han sido promovidos globalmente debido a la tradición cervecera generada en Escocia, que provienen de una extensa historia de casas cerveceras y la mezcla cultural que se generó gracias a antiguas rutas comerciales. 

Claves históricas

Hay varios momentos clave que se han documentado dentro de la historia de la producción cervecera en Escocia, puesto que desde la Prehistoria se han encontrado elementos como trazas de cereal, polen y especias, empleados para la fabricación de bebidas alcohólicas. Respecto a la mezcla cultural, es en la participación de grupos celtas de las islas occidentales de Escocia, donde se han encontrado evidencias de la manera de fabricar licores y la forma de beberlas ya que utilizaban a manera de vasos conchas de mar.

En la Edad Media es cuando se pueden reconocer la formación de casas cerveceras y la participación como potencia principal de Escocia en la exportación de cerveza en el mundo, razón por la cual emergió un reñido campo comercial contra Inglaterra. No fue sino hasta su incorporación al Reino Unido cuando la cerveza escocesa empezó a utilizar lúpulo, elemento que 200 años antes ya se empleaba en Inglaterra, lo que generó en 1821 el famoso estilo IPA (India Pale Ale). 

Para el siglo XIX, la principal competencia fueron las cervezas Alemanas que insertaron en el mercado la producción de bebidas ligeras y claras. Por ello el tomar cervezas robustas y oscuras, tipo escocesas, da cuenta de la lucha por continuar la propagación de la cultura cervecera escocesa. Desde el siglo XX esta tradición cervecera ha logrado ocupar su lugar en la industria gracias a su aceptación en Estados Unidos y países europeos, quienes identifican el sabor de la cerveza escocesa como un referente cultural, donde se denotan especias características de esta zona. 

 

Es una buena idea aproximarse a esta cultura probando distintos estilos de cerveza escocesa y reconocer sabores únicos que tienen una extensa historia.