Cultura Cervecera

Diferencias entre Brown y Red Ale


Entre los amantes y profesionales de la cerveza artesanal, las cervezas Red Ale y American Brown Ale tienen gran popularidad, cada una aporta cualidades y sabores que son muy diferentes pero apreciados. Su color es una de las diferencias más notables, pero existen muchas más que hacen a estos estilos únicos y deliciosos, te las contamos.

Origen

Las cervezas Red Ale y American Brown Ale son muy diferentes desde su origen. Las Red Ale surgen en irlanda, por lo que también se les llega a conocer como Irish Red Ale, son bebidas que se producen con el fin de ser suaves y sencillas de disfrutar. Las American Brown Ale nacen del otro lado del Océano Atlántico, de la mano de los cerveceros artesanales de Estados Unidos, quienes buscaban una Ale con más carácter y amargor que las provenientes de Inglaterra.

Cuerpo

Aunque ambas cervezas se elaboran mediante una fermentación alta o Ale, el resultado de su cuerpo es muy diferente. Mientras que las Red Ale tienen un característico color cobre rojizo, las American Brown Ale son de un marrón claro u oscuro, aunque ambas son muy limpias y no suelen tener impurezas. En cuanto a la consistencia, las Red Ale son ligeras y las American Brown Ale tienen un cuerpo mediano, ligeramente más espesas.

Aroma y sabor

En general los aromas de las dos cervezas son dulces, tienen notas a caramelo y maltas tostadas. Aunque sí hay algunas diferencias, las American Brown Ale desprenden agradables olores a chocolate, nuez y lúpulo, mientras que las Red Ale no presentan notas a lúpulo. 

Ahora llegamos a una de los mayores diferencias entre las dos cervezas, el sabor. Las Red Ale son cervezas muy suaves en la boca, el amargor es prácticamente nulo y destacan los sabores dulces a caramelo, también presente leves notas a malta. Por otro lado, las American Brown Ale se caracterizan por sus sabores intensos a malta y un amargor moderado, a diferencia de la Red Ale, presenta un moderado sabor a lúpulo. A pesar de estas disparidades, ambas tienen un acabado seco.

 

Las Red Ale y American Brown Ale nos demuestran que aunque dos cervezas sean elaboradas con un mismo método, pequeñas variaciones en el proceso tienen como resultado bebidas completamente diferentes pero que nos aseguran sabores y aromas deliciosos.