Cultura Cervecera

El universo de las Ale


El mundo de la cerveza se divide en dos: ales y lagers. Sin embargo, cada uno de estos grupos es un universo completo y complejo. En esta ocasión te contamos sobre las cervezas Ale.

Cada uno de los estilos que conforman el universo de las cervezas Ale tiene sus propias características, aunque las define su fermentación, es imposible querer homologarlas a una solo aspecto, aquí te contamos de algunas de ellas y de dónde provienen.

No sólo se trata de la fermentación

Una Ale se refiere a las cervezas que se someten a una fermentación alta, esto quiere decir que la levadura que provoca este procedimiento se queda flotando en la superficie del líquido durante un tiempo y luego desciende.

Se trata de un proceso de fermentación rápido a una temperatura de entre 15 y 25 ºC. Aunque las cervezas Ale no son enemigas de las Lager, las Ale fueron durante mucho tiempo las más populares.

Una de sus características distintivas es que suelen tener más alcohol y sabores más complejos. Otra de las propiedades que le aporta la fermentación son los aromas dulces, los sabores fuertes y una gran variedad de tonos, desde el amarillo hasta el negro.

Las más famosas

La palabra Ale es un calificativo inglés. Una de las cervezas pertenecientes a este grupo y de las más antiguas es la Mild, una cerveza inglesa que se caracteriza por ser muy amarga y que se sirve joven, es decir no se deja madurar mucho tiempo.

Entre Inglaterra y Estados Unidos hay una gran variedad de cervezas Ale: Amber, Red, Stout, Porter, Pale, Bitter, Brown, Indian Pale, así como las derivadas de todas estas. 

Si te fijas en los colores de estos estilos, es imposible homologarlas por medio de esta característica, ya que para las oscuras se usan maltas tostadas, que suele aportar un aroma a chocolate, café o caramelo, completamente distinto al de las Ales que son de color claro.

Otro lugar importante para el desarrollo de estas cervezas es Bélgica y una parte de Alemania, país que ha demostrado ser un fanático de las Lager. Bélgica se especializa, como su nombre lo indica, en la Belgian Ale, Strong Ale o la Witbier, entre otras, mientras que Alemania tiene la Kölsch o la Berliner Weissbier.