Cultura Cervecera

¿Mi cerveza se puede echar a perder si se calienta?


Si de mitos de la cerveza hablamos, México es un país que tiene muchos. Puede que algunos sean verdaderos y otros no, pero esta vez vamos a hablar del más popular de todos, la cerveza quemada. ¿Cuántas veces no has escuchado la frase: “Ya no te la tomes, está quemada”?, pues aquí te vamos a contar si es verdad o no.

¿La cerveza se puede quemar al calentarse?

La creencia se basa en que si enfrías y calientas una cerveza un par de veces, esta se quemará y su sabor se arruinará. ¿Es esto verdad? La respuesta es no, las cervezas no se ven afectadas por los cambios de temperatura a los que sean expuestas, pues pasan por un proceso de pasteurización antes de salir a la venta, el cual detiene el crecimiento de la levadura y elimina a las bacterias.

Entonces, ¿cómo se echa a perder una cerveza?

Un factor que sí puede echar a perder la cerveza, en cambio, es la luz. Es por esta razón que la mayoría de las botellas son opacas, pues evitan el paso de luz a la bebida. Si una cerveza llega a exponerse por mucho tiempo a la luz se oxidan las isohumulonas, unos compuesto químicos del lúpulo responsable de la amargura.

Cuando una cerveza ha pasado por este proceso, tiene como resultado un gran aumento en su amargura, el desarrollo de sabores rancios y una espuma degradada. Es mejor evitar que esto pase pues no es nada agradable.

Ahora ya lo sabes, la próxima vez que alguien te diga que una cerveza ya no sirve porque ya se calentó, no le hagas caso. Enfríala de nuevo y enséñale cómo aún puedes disfrutar de esa deliciosa cerveza sin ningún problema.