Cultura Cervecera

Mitos sobre la cerveza y la salud


Mucho se ha dicho sobre la cerveza y los efectos que tiene en la salud. Pero, ¿cuáles son ciertos y cuáles son mitos? Hoy desmentimos algunos de los más populares.

La cerveza deshidrata

Como es bien sabido, el alcohol es un diurético, es decir, provoca que corras constantemente al baño, lo que provoca una deshidratación. Si bien la cerveza tiene ese mismo efecto, se compensa por la gran cantidad de agua que contiene, alrededor del 90%. Cabe aclarar que esto no es una invitación a sustituir el agua por la cerveza como medio de hidratación, ¡sin caer en extremos!

La cerveza inflama

Todos hemos escuchado a alguien decir: “Es que no me gusta la cerveza porque me inflama.”, pues esto es completamente falso. Uno de los principales ingredientes de la cerveza, el lúpulo, ha sido utilizado por muchos siglos como un desinflamatorio natural. Lo que muchas personas expresan como “inflamación” probablemente sea causado por no servir la cerveza en un vaso, lo cual genera que entre en el cuerpo más aire.

La cerveza engorda

¿Qué tanto es cierto que la cerveza saca “panza chelera”? ¿La respuesta? Nada cierto. Disfrutar de una cerveza no causa que engordes. Sin embargo, los alimentos con los que se suele acompañar la cerveza sí son causantes de obesidad, como las papas fritas, alitas de pollo, hamburguesas, por mencionar algunos. Así que si pensabas culpar a la cerveza por tu “panza chelera” piénsalo dos veces, y échale un vistazo a con qué la estás acompañando.

Tres mitos sobre la cerveza desmentidos, ahora la próxima vez que alguien te diga alguno de ellos, ya tienes las herramientas para corregirlos.