Cultura Cervecera

Noche Buena, la estrella de la temporada


La historia de cerveza mexicana, de estilo alemán, creada para acompañar los últimos meses del año.

Aunque la cerveza es una bebida que se puede producir en cualquier época del año hay estilos que son ideales para una temporada determinada. El mejor ejemplo en México es Noche Buena, una cerveza mexicana que se elabora con la receta de las cervezas bock alemanas. 

En Alemania, las cervezas bock siempre han estado ligada a las celebraciones. Los monjes de la región de Bavaria empezaron a producir cervezas bock como una forma de generar ingresos durante los meses más fríos del año y para tener una reserva durante el prolongado ayuno de la cuaresma. De ahí, que producir esta cerveza esté ligada al invierno y a una temporada que coincide con celebraciones religiosas y fiestas como la Navidad. 

Noche Buena es además una cerveza con años de tradición en México. Comenzó a producirse en 1924, en la cervecería de Orizaba, Veracruz —fundada en 1896— por maestros cerveceros que querían llevar un pedacito de Alemania a tierras veracruzanas. La primera producción, que fue para auto consumo, fue un éxito entre los directivos y amigos de la cervecería. La producción creció para convertirse en una ‘Reserva de la casa’ y, en 1934, en una cerveza de la casa llamada Noche Buena. 

Esta es una cerveza con un carácter robusto, dulce y con notas tostadas, perfecta para acompañar platos tradicionales de la temporada.