Cultura Cervecera

¿Qué son los pellets?


La cerveza no sería la misma que conocemos sin el lúpulo, es uno de los ingredientes fundamentales para poder elaborarla. En la industria cervecera se utilizan de distintas maneras, pues cada una aporta distintas cualidades y puede ser más apropiada para las necesidades de cada productor. Esta vez te vamos a contar todo acerca de los pellets de lúpulo.

Un poco de historia del lúpulo

Como probablemente lo sepas, el lúpulo es la flor de la planta del mismo nombre. Esta comenzó a utilizarse en la elaboración de cerveza en el año 822, según los primeros registros escritos en los que se encuentra este hecho. No fue hasta el siglo XII cuando se empezó a producir industrialmente en Alemania.

 

¿Qué son los pellets?

Un pellet es una forma de concentrar las cualidades de las flores del lúpulo. Se elaboran al secarlos, rallarlos y comprimirlos en pequeñas piezas parecidas a la comida de conejo. Durante este proceso se elimina el material resinoso, lo que hace posible la compresión y concentración del lúpulo.

Los pellets de lúpulo son una de las presentaciones más utilizadas en la industria cervecera, tanto a gran escala como artesanal. Este se debe a que presentan muchas ventajas al compararse con las flores frescas. Estas son algunas de las más notables:

  • Debido a su tamaño y peso son más fáciles de almacenar.
  • Resistentes a la oxidación, pueden conservarse durante más tiempo.
  • Requieren de maquinaria menos compleja.
  • Son entre un 10 y 15% más eficaces que las flores frescas.

Aunque pueden parecer una gran opción para producir cerveza, también presentan algunas desventajas. Por ejemplo, durante la compresión del material se pueden llegar a perder compuestos aromáticos muy sutiles. Sin embargo, utilizar flores frescas es considerado un privilegio dentro de la industria, pues deben ser utilizadas dentro de las 24 horas posteriores a su cosecha.

 

Ahora que sabes qué son los pellets de lúpulo conoces un poco más acerca del proceso de elaboración de cerveza.