Cultura Cervecera

¿Quién fue Carl Von Linde y por qué le debemos la cerveza fría?


La refrigeración de la cerveza parece ser un tema que tiene que ver con el sabor y presentación, sin embargo, las razones por las que hoy en día bebemos cerveza fría tienen un contexto mucho más complejo del que te contamos a continuación.

La refrigeración de la cerveza

Desde 1553 hasta 1850, en Baviera, Alemania, existieron periodos durante la época de calor cuando se prohibió la elaboración de cerveza como medida sanitaria, puesto que al tratarse de una bebida fermentada, era muy común que se descompusiera, generando sabores y olores desagradables. Por ello, los productores de cerveza en la segunda mitad del siglo XIX empezaron a conservar sus cervezas en bodegas llenas de bloques de hielo.

Carl Paul Gottfried Linde (Austria, 1842- Munich, 1934), mejor conocido como Carl Von Linde, fue un científico, ingeniero y empresario alemán, quien empezó a experimentar con sistemas de refrigeración para impulsar el proceso de conservación de la cerveza. 

Su propuesta se centró en el tratamiento de gases para poder generar una refrigeración a nivel industrial. Así, fundó el The Linde Group, que es la compañía más grande del mundo que se dedica al suministro de gases industriales rentables para negocios. En 1874 fabricó un refrigerador de éter metálico, en 1876 uno de amoniaco, hasta que en 1895 logró generar una planta a gran escala de aire líquido, y en 1901 desarrolló un método para formar un aparato de conversión industrial de gases para refrigeración. Estas aportaciones han sido fundamentales para la industria cervecera, ya que así se ha podido comercializar la cerveza tipo lager.

 

Carl Von Linde también fue nombrado caballero en 1897 y sus hallazgos lo llevaron a ganar el premio Nobel de física en 1913. Cuando se toma una cerveza fría, hay que brindar por esta gran figura histórica.