Cultura Cervecera

Todo lo que tienes que saber sobre la malta


¿Te has preguntado cómo de un cereal se puede obtener la cerveza? O bien, qué es lo que aportan los cereales malteados a tu cerveza. Aquí te lo contamos.

Todos los cereales pueden hacer cerveza con el proceso del malteado, el cual va desde la germinación parcial de un grano, seguido de un secado. Los tres pasos principales para producir un cereal malteado son los siguientes: 

  1. Cosecha del cereal. 
  2. El cereal es remojado y, posteriormente, germinado en camas especiales de germinación hasta que saque una raicilla. 
  3. Una vez que está lista la raicilla se bombea aire caliente a la cámara para para frenar la germinación, que es el proceso del secado. 

El cereal obtenido del proceso del malteado se conoce como malta “base”. Esta última puede pasar por un proceso de tostado o caramelización para generar color, aroma y sabor. A estas maltas se les conoce como “de especialidad”. 

Las maltas base por lo regular  tienen colores amarillo pálido y llegan hasta los dorados ligeros, éstas son el corazón de la cerveza, mientras que las maltas de especialidad van de los colores amarillo más intenso hasta negras como el carbón, y funcionan como complementos de la malta base. Por tal motivo se usa en mucho menos cantidades para lograr el estilo de cerveza que quiera hacer el maestro cervecero. 

Por ejemplo, en el caso de Bohemia Obscura se trabaja un excelente balance entre maltas caramelos y tostadas, mientras que Bohemia Weizen se elabora con una base de trigo malteado.

¿Te has preguntado qué aportan las maltas o cereales malteados a tu cerveza? Básicamente son las responsables de su color y una parte de su sabor. Estas dos características no están ligadas a la cantidad de alcohol o la textura en boca de una cerveza. 

¿Ya conocías la importancia de la malta en tu cerveza?