Cultura Gastronómica

Comida y elementos para un ofrenda o altar de Día de Muertos


Nunca dejaremos de extrañar a quienes se han ido pero los honramos con una ofrenda de la comida que más les gusta y con todos los elementos que hagan su camino y su visita más placenteros.

La ofrenda de Día de Muertos es parte del ritual y homenaje que rendimos a la memoria de quienes ya no están con nosotros. La tradición de montar un altar para ellos forma parte de una de las fiestas más importantes para los mexicanos que deseamos conmemorar a nuestros difuntos los días 1 y 2 de noviembre.

Ofrendar o crear un altar de Día de Muertos es compartir con los difuntos los alimentos y dialogar con su memoria celebrando el tiempo de estuvieron con nosotros. 

En esta lista encontrarás algunos de los elementos y platillos que forman parte de la ofrenda como parte del homenaje a nuestros difuntos.

1. Foto de los difuntos. El retrato o foto del difunto para dedicarle la ofrenda. En algunos estados ponen un espejo frente al retrato para que las ánima vean su reflejo al llegar. 

2. Las calaveras. Pueden ser de azúcar, chocolate, amaranto o de otros materiales como barro negro o cerámica. Se dice que las piezas grandes y medianas son alusión a la muerte siempre presente. Las calaveras chicas son dedicadas a la Santísima Trinidad y la grande al Padre Eterno. Aunque también hay familias que ponen una calavera por cada difunto al que dedicarán la ofrenda. 

3. La cerveza, el vino o el licor son para que recuerden los grandes momentos y fiestas que compartimos con ellos en vida.

4. Papel picado. Representa los colores de la vida y el viento como uno de los elementos que permitirá que ayudarán en su camino espiritual. 

5. Veladoras. La velas y cirios iluminan el camino de nuestros difuntos con su luz. el el cirio en sus diferentes formas: velas, veladoras o ceras. La flama que producen significa "la luz", la fe, la esperanza. Es guía, con su flama titilante para que las ánimas puedan llegar a sus antiguos lugares y alumbrar el regreso a su morada. 

6. Incienso o copal. El copal era ofrecido por los indígenas a sus dioses. El incienso es fragancia de reverencia. Se utiliza para limpiar al lugar de los malos espíritus y así el alma pueda entrar a su casa sin ningún peligro.

7. La comida que más les gustaba. Deleitar a nuestros difuntos con algunos de los platillos que más les gustaban. Algunos de los más tradicionales son: el chocolate; el mole, la calabaza en tacha, el camote en dulce, los tamales, las frutas de temporada como las mandarinas, las cañas, los tejolotes y las calabazas. 

8. Agua. Se coloca para que las ánimas se quiten la sed después del largo recorrido.

9. Sal. Es para purificar a las almas y que vuelvan el siguiente año.

10. Flores de cempasúchil. Sus colores representan las festividades y estelas aromáticas para decorar y aromatizar a los difuntos durante su visita.

11. Pan de muerto. Representa el "Cuerpo de Cristo". Elaborado de diferentes formas y sabores, el pan de muerto es uno de los elementos más preciados en el altar que no pueden faltar en el altar.

¿Qué elementos extras colocasen la ofrenda de Día de Muertos?