Cultura Gastronómica

Ideas para el recalentado


No comas lo mismo toda la semana. Dale la vuelta al recalentado navideño con estas ideas deliciosas.

Los platillos de Navidad nos regalan dos experiencias al comerlos. La primera, cuando están recién hechos, en la Noche Buena; la segunda –y más rica–, en el recalentado. Y es que nadie negará que la comida navideña al día siguiente sabe aún mejor. Algunos afirman que es porque los ingredientes y sazones reposan una noche entera. Además, como las cocciones se prolongan, los sabores se concentran.

Para que los sigas disfrutando por más tiempo y sin cansarte aquí te proponemos algunas formas con las que podrás darles la vuelta.

 

Chapata o sándwich de pavo con salsa de ciruela

El pavo ya reposó una noche por lo que al día siguiente sus jugos estarán más concentrados. Para disfrutarlo al máximo rebánalo delgadito y úsalo como relleno de una chapata. Puedes ponerle mayonesa pero su mejor complemento será la salsa de ciruela o manzana que utilizaste como gravy. Termínalo con un queso que pueda derretirse como suizo o un Gouda y llévalo a una plancha con mantequilla.

 

Flautas de puré de papa

Tanto el puré de papás como el soufflé de papas horneado son perfectos para este platillo. Lo único que deberás hacer es rellenar unas tortillas largas con esa maravillosa mezcla que ya tiene crema y queso. Fríelas y sírvelas con lechuga, pico de gallo y rodajas de aguacate.

 

Hojaldres con relleno de pavo

Nada más delicioso que el relleno del pavo 24 horas después. Una forma de aprovecharlo al máximo es como el relleno de unos hojaldres. Reserva una cuarta parte de la masa que compraste para la tarta de manzanas para que al día siguiente lo agregues en empanadas o en rollitos de masa.

 

Pambazo de bacalao

Todos amamos el bacalao del día siguiente pero ponerlo en un pambazo será una experiencia de otro mundo. Para hacerlo prepara una salsa de guajillo, remoja el pan dentro de la mezcla y luego fríelo en un sartén con aceite. Si quieres puedes complementarlo con un poco de crema y lechuga. Te sabrá a gloria.

 

Sopes de tinga de pavo

Otra idea para aprovechar el pavo –sobre todo esas partes que no son pechuga– es hacerlo en tinga. Prepara una salsa de jitomate con chipotle y cebollas y agrega el pavo desmenuzado. En la mañana quedará bien en unos sopes; en la tarde, en unas tostadas.