Cultura Gastronómica

Koli, un restaurante que rinde homenaje a los abuelos


En Bohemia celebramos a las abuelas y los abuelos en su día con una historia. Por eso te contamos de los hermanos Rodrigo, Daniel y Patricio Rivera-Río y de su restaurante que rinde homenaje a los abuelos: Koli.

Daniel, Patricio y Rodrigo Rivera-Río / Cortesía: Koli

Daniel, Patricio y Rodrigo Rivera-Río / Cortesía: Koli

Koli es una palabra que proviene del náhuatl y significa “abuelo”, quien para ellos ha sido ese familiar que los instruye, los forma y los alienta. Koli es un restaurante ubicado en Nuevo León con una propuesta gastronómica única, basada en la investigación e historia de ingredientes de la región para generar recetas inspiradas en la zona norestense de México.

Este Día del abuelo, conoce la historia que inspiró a los hermanos Rivera-Río a crear Koli, un restaurante que rinde homenaje a los abuelos. 

En Bohemia sabemos que el papel de los abuelos es muy importante en Koli, ¿qué representa para ustedes como hermanos esta figura familiar? 

Para nosotros, la figura de nuestros abuelos fue la base de la aceptación, cariño y enamoramiento de Monterrey. Fueron nuestros pilares aquí. Siempre nos decían: “la familia tiene que estar unida”. Por eso decidimos honrarlos con Koli. 

El interior de Koli está diseñado como la casa de mis abuelos en el casco viejo de San Pedro. Fue por eso que elegimos el nombre de Koli, porque significa abuelo o herencia en náhuatl, lengua que los tlaxcaltecas trajeron a nuestro territorio norestense. De hecho algunos de los muebles como la rocola que está en la entrada, era de casa de nuestro abuelo. Para nosotros entrar a Koli cada día es regresar a este recuerdo de entrar a casa de “Pane”, nuestro abuelo.

Nuestro “Pane” siempre fue una fuente de inspiración y agradecimiento, sin él el restaurante no sería posible. Nos llena de orgullo que el abuelo lo conociera y hoy que ya no está nuestra labor es predicar y hacer cada día lo que siempre nos dijo “la familia tiene que estar unida” y Koli es nuestra familia de colaboradores, productores, proveedores y clientes por eso siempre lucharemos por mantenerla unida.

¿Qué platillos les recuerdan a sus abuelos y por qué?

1. Asado de puerco

El platillo más emblemático de nuestro abuelos maternos en Monterrey fue el asado de puerco, no era el asado de puerco convencional ya que Rosenda, la persona que trabajaba con nuestra abuela, le agregaba harina de mezquite y cacahuate, dándole una nota totalmente diferente. También las tortillas de harina y el arroz verde que preparaban con mucho cilantro y tomate verde. 

2. Helados de Sabinas Hidalgo

Cuando era Navidad, nuestro abuelo Evaristo nos llevaba a pasear por los municipios y en uno que se llama Sabinas Hidalgo, Nuevo León, nos compraba un helado que vendían en un carrito en el centro, le llamaba “nieve rosita”, no sabíamos bien de que era pero nos encantaba, tiempo después supimos que era un helado de leche con canela y vainilla. ¡Delicioso!”

3. Elotes de la huasteca

Otro de los platillos que más recordamos son los elotes de la huasteca. Son muy diferentes a los esquites del centro. Es una mazorca tatemada a las brasas con todo y las hojas que se pelan para agregarle crema, limón y chile piquín en polvo. No olvidamos que los mismos eloteros vendían papitas, nosotros pedíamos Rancheritos para comerlos junto con los elotes. Nos enchilábamos mucho y mi abuelo disfrutaba vernos vacilar entre nosotros y ver quien se enchilaba más.

4. Riñonada para los nietos

Todos los domingos íbamos con el abuelo Evaristo a El Gran Pastor, un restaurante en donde él se acercaba con el dueño para que a cada uno de nosotros (Rodrigo, Daniel y Patricio) nos sirvieran riñonada. él siempre le pedía al dueño que nos sirviera cabrita porque decía que tenía muchísimo más sabor. Y mientras comíamos riñonada el empezaba con un caldo que rara vez compartía, siempre nos decía que “era lo mejor”, en ese entonces no sabíamos de qué estaba hecho ese caldo oscuro pero años después le preguntamos al mesero y nos contó que era fritada de cabrito, un plato que ahora es de nuestro favoritos. 

¿Existen platillos en Koli que estén inspirados en la relación con sus abuelos? 

¡Claro!

Mole Neolés
El mole Neolonés!. Está inspirado en Rosenda y en nuestra Abuela, es la base de un asado de puerco como el que ellas preparaban  con cacahuate, nuez, piñón rosa y harina de mezquite. Lo servimos con una chuleta de lechón y es uno de los platos insignia de Koli.

Mole Neolés / Cortesía: Koli

Mole Neolés / Cortesía: Koli

Cañón de la Huasteca
Teniendo el cañón de la Huasteca muy cerca de koli, surgió el recuerdo de los tres hermanos de ir con los abuelos a disfrutar de las montañas De ese recuerdo surgió el Cañón de la Huasteca hecho con “montañas” de merengue con poleo. 

 

Cañón de la Huasteca/Cortesía: Koli

Cañón de la Huasteca/Cortesía: Koli

Mostachón de ate con queso
Este postre es un homenaje a nuestros abuelos. Una pareja muy dispareja. Nuestro abuelo era muy tradicional, en su mesa no podía faltar el ate con queso y por el otro lado mi abuela era muy moderna, disfrutaba del mostachón en cada celebración de la familia. De esa mezcla nació el mostachón de ate con queso.

Mostachón de ate con queso/Cortesía: Koli

Mostachón de ate con queso/Cortesía: Koli

Para saber más de Koli, da clic aquí