Cultura Gastronómica

Recalentado, un festín para arrancar el año


¿Por qué la comida nos sabe mejor recalentada? Y algunas ideas para crear un menú nuevo en el recalentado.

El diccionario define el recalentado como aquél guiso que queda de una fiesta y se come al día siguiente.

Y justamente el recalentado es ese festín que todos esperamos ansiosos porque la comida tiene un sabor especial, distinto al de el primer día. Pareciera que como el ponche o el pozole, los platillos de las cenas de fin de año saben mejor unos días después de prepararlos acompañados de un pan.

Es como si al seguir comiendo la fiesta no terminara. Tanto que algunas hacemos sobremesa y hablamos de comida mientras comemos o incluso pensamos en lo que comeremos y prepararemos el próximo año.

Pero, ¿por qué es tan especial el recalentado? 

En México es casi una tradición porque cuando preparamos la comida contemplamos también los días siguientes a la Navidad o el Año Nuevo para comerla. Y cuando las bebidas como una cerveza Bohemia, están acompañando esas recetas, la experiencia es aún mejor. 

Hay que considerar que la comida está recalentada y eso hace que tenga mayor concentración de azúcares, lo que en ocasiones podemos percibir y disfrutar al comerla porque al volver a calentarla suelta otros sabores gracias a las especias, las temperaturas y los líquidos que se absorben y se concentran por las nuevas cocciones.

Es por eso que para muchos el recalentado es el momento más esperado de la celebración. Es agradecer por lo que comimos disfrutando de una manera más informal las recetas como en una torta de pavo o una empanada de bacalao. 

Aquí algunas ideas para transformar los platillos de la cena en un menú de recalentado.

Sándwiches de pavo

Flickr

Flickr

Bocadillos de romeritos

Flickr

Flickr

Ensaladas de uva, rábano, granada, mandarina

Flickr

Flickr

Pay de bacalao

Flickr

Flickr